Hay dos gases LP que pueden almacenarse en forma líquida con solo una presurización moderada: propano y butano. También se usa isobutano, que tiene la misma fórmula química simple que el butano pero tiene una estructura química diferente. Por lo general, el butano y el isobutano se mezclan con propano en varias proporciones, dependiendo del uso previsto del combustible.


El propano es particularmente útil como combustible portátil porque su punto de ebullición 42 C. Eso significa que incluso a temperaturas muy bajas, se vaporizará tan pronto como se libere de su contenedor presurizado. Esto da como resultado un combustible de combustión limpia que no requiere mucho equipo para vaporizarlo y mezclarlo con aire. Una simple boquilla será suficiente.


Esta es la razón por la cual el butano tiene usos más limitados y se mezcla con propano en lugar de usarse solo.


Ya que conoces las ventajas no dudes en llamar a los mejores en distribución de gas LP:  EMIGAS